PREGUNTAS FRECUENTES

La luz solar que vemos todos los días corresponde a la radiación solar que llega a la superficie terrestre con longitudes de onda que varían entre 400 y 700 nm. Del sol también nos llegan fotones con otras longitudes de onda que no podemos ver, pero si sentir y a los que también estamos expuestos. Una de estas fracciones corresponde a la Radiación Ultravioleta UV.

La UV presenta longitudes de onda menores a 400 nm, y se puede subdividir en 4 intervalos (Cabrera, 2005) (Zaratti, 2003):

  • UV-A, produce envejecimiento (aging, 315 - 400nm)
  • UV-B, produce quemadura (burning, 280 - 315 nm)
  • UV-C, denominada también como fracción cósmica (cosmic, 200 - 280 nm)
  • UV-vacío, que se propaga esencialmente en el vacío del espacio (vacum, menor a 200 nm)

Los niveles de UV que llegan a la superficie terrestre comprenden principalmente a la fracción UV-A y en menor escala, la UV-B (WHO, 2002).

A pesar de pertenecer a una banda muy estrecha, la UV-B es fundamental para la vida. Sin embargo, cuando las dosis de exposición son excesivas, la UV-B puede provocar daños a la piel, la vista y el sistema inmunológico. La mayor parte de la UV-B es absorbida por el ozono estratosférico.

La UV-C, la banda más peligrosa para la salud, es absorbida completamente por el ozono, vapor de agua, oxígeno y dióxido de carbono. No llega a la superficie terrestre.

La exposición excesiva a la radiación UV puede generar efectos sobre la salud como quemaduras, envejecimiento y cáncer de piel, o cataratas en los ojos. Por ello, desde hace varios años hay la preocupación por determinar los niveles de UV en superficie y el tiempo de exposición de la población.

A fin de alertar a la población sobre la necesidad de adoptar medidas de protección, la Organización Mundial de la Salud OMS define el Índice UV (IUV), mediante una escala de valores crecientes. El IUV varía entre 0 y 20 o aún más.

La OMS, en colaboración con la Comisión Internacional de Protección contra la Radiación No Ionizante, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Organización Meteorológica Mundial, desarrolló el Índice UV (IUV), con valores entre 'menores a 2', que corresponden a niveles bajos de UV (no se requiere protección), hasta valores 'mayores a 11', que corresponden a niveles extremos (se recomienda limitar el tiempo de exposición solar durante las horas del mediodía, permanecer bajo la sombra, usar gafas, sombrero de ala ancha y ropa de manga larga).

La escala de la OMS se estableció en base a niveles de UV registrados en Canadá y la exposición de personas de piel clara. Los rangos y calificativos actuales en la escala de la OMS son insuficientes, ya que frecuentemente en la región andina de Sudamérica se alcanza y supera el valor de 11 (Liley and Mckenzie, 2006).

El Instituto de Física de la ciudad de Rosario-Argentina, IFIR, propone un rango más extenso para los valores del IUV, considerando que en nuestra región de Latinoamérica existen niveles de radiación solar más intensa y que sus habitantes tenemos en general una piel más oscura, y por consiguiente mayor protección natural y menor riesgo ante la UV.

Este Instituto propone que los niveles de IUV mayores a 15 se consideren extremos. La escala del IFIR lo emplea el Servicio Meteorológico Nacional de Argentina (http://www.smn.gov.ar), y ha sido propuesto en varias reuniones internacionales sobre la materia. Actualmente, ha sido puesto a consideración de la OMS.

La Fundación Ecuatoriana de la Psoriasis, FEPSO, (http://www.fepso.org.ec), propone para el Ecuador el uso de la escala del IFIR, modificada en un punto en su valor 'extremo', en consideración a la mayor intensidad de radiación existente en la zona ecuatorial, y al tipo de piel predominante en nuestro medio.

Fototipo Características físicas Suceptibilidad a quemaduras Habilidad para broncearse Clase de individuo
I Piel muy blanca cabello rojo y ojos azules Siempre se quema No se broncea Melano - comprometido
II Piel blanca, cabellos rubios a castaño claro, ojos azules o verdes Alta Ligero bronceado Melano - comprometido
III Piel normal, cabellos rubio oscuro a castaño, ojos grises a marrones Moderada Bronceado intermedio Melano - competente
IV Piel morena, cabello y ojos oscuros Baja Bronceado oscuro Melano - competente
V Piel, cabello y ojos oscuros Muy baja Piel natural marrón Melano- protegido
VI Piel, cabello y ojos negros Extremadamente baja Piel natural negra Melano - protegido

Desde agosto de 2009, la Red de Monitoreo de Calidad del Aire de Quito registra los niveles de Radiación Ultravioleta UV, por medio de sensor (marca Biospherical Instruments INC. Modelo GUV-2511).

De acuerdo a los registros del período agosto - diciembre del 2009, el 66% de los días presentaron valores del IUV iguales o mayores a 11; y el 16%, valores del IUV iguales o mayores a 16, corroborando lo aseverado por el Instituto de Física de Rosario y por la Fundación Ecuatoriana de Psoriasis, en cuanto a la mayor intensidad de la radiación en nuestra región.

La Secretaría de Ambiente del Distrito Metropolitano de Quito, organizó el 'Encuentro Internacional Sobre el Monitoreo y Difusión Pública de los Niveles de Radiación Ultravioleta UV en Latinoamérica', evento que se desarrolló en Quito, durante los días 10 y 11 de noviembre de 2009.

Este encuentro contó con la participación de conferencistas del más alto nivel, en representación de entidades nacionales e internacionales, y permitió compartir inquietudes y preocupaciones en relación a los niveles de radiación UV en Latinoamérica y sus efectos sobre la salud.

A manera de conclusión final del Encuentro, se redactó un manifiesto sobre la necesidad de revisar la escala actualmente usada por la OMS, en atención a los argumentos ya señalados. El texto será entregado a los expertos que están redactando los avances en UV y Ozono, del Programa de Ambiente de las Naciones Unidas, UNEP. (http://www.unep.org/)

La escala del IUV de la OMS, sus adjetivos e intervalos deben ser reevaluados para Sudamérica y su región andina. Los actualmente propuestos son insuficientes ya que frecuentemente se alcanza y se supera el valor de 11, considerado como extremo por la OMS. De acuerdo con los datos registrados por la Secretaría de Ambiente del Distrito Metropolitano de Quito, en el periodo agosto - diciembre de 2009, el 66% de los días presentaron niveles del IUV mayores o iguales a 11.

Se ratifica el Consenso de Santiago de 2006, en el sentido de utilizar el IUV pero con una escala adaptada a la realidad de cada región. En la región andina de Latinoamérica, los niveles máximos de IUV normalmente son mayores a 11 y la población mayoritariamente tiene piel oscura. Además se ratificó la necesaria incorporación de científicos y expertos de Sudamérica en las comisiones internacionales de análisis de este tema.

Por ser la exposición a la radiación ultravioleta un tema de salud pública y ambiental de gran importancia en la región andina de América, es necesario insitar a todos los países a mantener campañas permanentes de fotoeducación, de acuerdo a las características étnicas y culturales de cada país.

Se debe fomentar programas binacionales y/o regionales de cooperación internacional, para compartir experiencias exitosas e intentar homogeneizar la información relevante de cada región.